El vegetarianismo, la alternativa más ecológica

Vegetarianismo, ecologismo, ecología, derecho de los animales, contaminación

Puede sonar curioso que un post sobre alimentación esté en el apartado de “consumo responsable”, pero es que son muchas las teorías que aseguran que la dieta libre de carnes y pescado contribuye a la sostenibilidad del medio ambiente. Tanto el vegetarianismo – que excluye de su dieta el consumo de carne y pescado-, como el veganismo- filosofía más restrictiva que deja de lado todo producto de procedencia animal, incluyendo huevos, queso, miel, etc.- serían estilos de vida más amigables con el medio ambiente.

 

La contaminación de la industria ganadera.

La producción de carne contribuye altamente a la contaminación ambiental y el uso desmesurado de recursos naturales. Según el periodista y naturalista Joaquín Araújo (@joaquinaraujo) cada kilogramo de carne necesita “1.000 litros de agua para formarse y otros 100 de alimentos vegetales”, mientras que, también según sus palabras un kilogramo de cereal sólo precisa de “100 litros y unos pocos gramos de abonos”.

“El ganado es uno de los principales responsables de los graves problemas medioambientales de hoy en día. Se requiere una acción urgente para hacer frente a esta situación”, dicen desde la FAO.

No sólo ha dado la voz de alarma un “friki” naturalista al que muchos puede que no le otorguen mucha credibilidad, sino que el Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ya dio la voz de alarma en 2006, afirmando que el sector ganadero produce más gases de efecto invernadero que el sector de los transportes, consume enormes cantidades de agua y contamina el mar.

 

Destrucción del entorno natural.

La alimentación del ganado es otro de los problemas. Comamos o no carne, los animales necesitan alimentación de igual manera, pero no olvidemos que la ganadería es una industria extensiva, que tiene como propósito criar en el menor tiempo posible el mayor número de animales, engordarlos en un tiempo record para sacrificarlos a edad temprana. Y así, vuelta a empezar, una y otra vez.

Para satisfacer la creciente demanda de carne mundial, cada vez se necesitan más pastos, lo cual lleva a convertir tierras de cultivo, bosques, selvas tropicales, etc. en dehesas y granjas, talando grandes extensiones de árboles, erradicando las especies autóctonas y cambiando el ecosistema de ciertos lugares.

Yo misma he sido testigo de este hecho. En Honduras, donde viví dos años, se ha “vendido” la exportación de ganadería como una forma de ganarse la vida para muchas familias de zonas con escasos recursos. El resultado: después de convertir sus fértiles tierras en pastos, las familias han dejado de cultivar lo que necesitaban para comer; llegando a comprar lo que antes obtenían de la tierra, destruyendo además gran parte de su entorno natural y biodiversidad. ¿No es un sinsentido?

Para satisfacer la creciente demanda de carne mundial, cada vez se necesitan más pastos, lo cual lleva a convertir tierras de cultivo, bosques, selvas tropicales, etc. en dehesas y granjas

 

Maltrato animal.

Cuidar la naturaleza es también amar a los animales, y ellos es incompatible con el maltrato que se infringe a los animales de granja. Si fuéramos testigos de un trato tan despiadado a nuestras mascotas, perros y gatos, seguramente tomaríamos parte en el asunto, dejando de comer inmediatamente carnes y convirtiéndonos en activistas por el derecho de los animales.

Pero lo cierto es que “ojos que no ven, corazón que no siente”. En primer lugar, no somos testigos fehacientes de ese maltrato, puesto que el sistema en el que vivimos- y los supermercados- nos hacen el trago más fácil, presentándonos la carne en bandejas y evitando las piezas enteras. Además, nos resignamos a indagar sobre las granjas de animales y su funcionamiento, sobre cómo está la legislación en cuanto al derecho de los animales, etc; no queremos saber de dónde viene la carne, preferimos vivir en la ignorancia absoluta. Y por si fuera poco, no nos sentimos psicológicamente tan unidos a un perro o gato que a una gallina o buey, por lo que acabamos justificándolo moralmente.

Vivimos sin querer saber, aunque hoy en día tenemos la información en nuestro poder. Por ejemplo, el estadounidense Robert Lawrence, refiriéndose a Estados Unidos dijo: “Ahora tenemos una población de 286 millones (de estadounidenses) y matamos y consumimos a 9 mil millones de animales al año, 35 millones de cabezas de ganados, 100 millones de cerdos y 8 mil millones de pollos y pavos”. Nota: en 2011 la humanidad alcanzó los 7 mil millones de habitantes en el mundo. ¿No es esto todo un genocidio animal?

 

Erradica el hambre en el mundo.

También hay muchas voces que aseguran que si todos fuéramos vegetarianos se acabaría el hambre en el mundo. La lógica está relacionada con lo que he contado antes y el ejemplo concreto que ponen en la web de Haztevegetariano.com es el siguiente: una hectárea de tierra de una granja de vacas produce 290 kilos de alimento en dos años, mientras que este mismo terreno dedicado al cultivo de vegetales produciría 7.000 kilos de trigo o 12.000 de maíz.

Sin embargo, aunque esto suene alentador, el hambre en el mundo es el resultado de una serie de factores demasiados complejos como para establecer una relación causa-efecto como esta. El hecho es que ya se produce suficiente alimento en el mundo como para alimentar a todos sus habitantes, sin embargo, mientras en unas partes despilfarramos alimentos, en otras no tienen ni para cubrir las necesidades básicas. Se trata, pues, de una cuestión de desigualdad, de intereses y prioridades mal establecidas, no de capacidad de producción.

 

No olvides compartir esta información con tus contactos.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrPrint this pageEmail this to someone

2 Comments on El vegetarianismo, la alternativa más ecológica

  1. Susana
    28/09/2014 at 3:25 pm (3 years ago)

    Molt interessant l’article!
    Te llance un nou ‘topic’ per a futures investigacions : com i on comprar peix ‘ecològic’ o al menys el més respctuós posible. Em costa molt trobar info en la red sobré com conèixer a través de les etiquetes com s’ha capturat el peix, on, o si és de piscifactoria quina alimentació ha obtingut…
    Molta sort!!

    Reply
  2. Olga
    02/10/2014 at 10:51 am (3 years ago)

    Tot un repte. Investigaré sobre el tema…

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *






Close